Skip to content

Cuentos sufíes

27/01/2009
Fotografia procedente del Diario de Sevilla (27/1/09)

Fotografía procedente del Diario de Sevilla (27/1/09)

Siguiendo con los microcuentos, el que reproduzco a continuación procede de una recopilación de cuentos sufíes realizada por Juan Bautista Pino Pérez en las Publicaciones de la Yama’a Islámica de Al-Andalus

Las cosas no son lo que parecen

Un hombre viajaba tranquilamente en su coche. Sucedió que al entrar en una curva peligrosa, otro coche salía de ésta dando volantazos y viniendo hacia él de manera muy peligrosa. Al pasar a su lado casi rozando, gritó su conductor:

-¡Cerdo!

El primer hombre indignado le respondió con otro insulto y continuó como pudo entrando en la curva y una vez pasándola se encontró de inmediato con un enorme cerdo, que no pudo esquivar y al que golpeó saliéndose de la carretera y quedando tirado en la cuneta.

El el de la foto es (era) mi coche; ayer fue embestido por un individuo que, circulando por una vía prohibida a los vehículos privados, se saltó un semáforo a toda velocidad. Los tripulantes, mi marido y mi hijo, afortunadamente salieron ilesos, el otro también. Curiosamente, todo ocurrió junto al túnel de la calle Torneo. Me estoy plateando reescribir el microrrelato. Es fácil: Nada (nadie) es lo que parece. De momento, me voy a celebrar que estamos vivos.

10 comentarios leave one →
  1. 27/01/2009 21:08

    Creo que es difícil escribir microrrelatos con los pelos de punta y temblor de extremidades…
    Menudo susto.

  2. 27/01/2009 22:23

    La realidad supera la ficción ¡máquinas diabólicas!
    Me alegro, sinceramente, de que estéis todos bien.
    Besos.

  3. 28/01/2009 00:42

    Me alegro de que, al final, todo quedara en un susto y estén bien.

    A veces (demasiadas veces) no somos conscientes, incluyámonos todos, de que tenemos en nuestras manos una máquina muy peligrosa si no la usamos con responsabilidad.
    También en demasiadas ocasiones somos tan egocéntricos que pensamos que las normas están únicamente para molestarnos, y solo alcanzamos a considerar “¡cerdo!” como un insulto…

    Un saludo.

  4. Elisa permalink*
    28/01/2009 01:17

    Gracias a los tres. Tenéis toda la razón, Puri y Angus, no nos damos cuenta de que llevamos máquinas que pueden matar, y que matan. Hemos tenido mucha suerte.

  5. 28/01/2009 08:16

    Celébralo pero bien porque la foto es de las que ponen los pelos de punta. Me alegro de que sólo haya habido desgracias materiales, incluso en el caso del “cerdo”.

  6. 28/01/2009 23:24

    Qué susto. Me alegro también de que no haya pasado nada.

  7. 30/01/2009 01:02

    A veces, la suerte acude sin que la solicitemos. Viajaba en el coche. No cabe duda.

  8. 02/02/2009 20:24

    Os agradezco, a los tres, vuestros ánimos. Sí que viajaba la suerte, pero también la prudencia. Menos mal que llevaban los cinturones de segurida, si no, no lo cuentan.

  9. Katy lú permalink
    23/03/2009 03:30

    Elisa: !Qué susto! y ¡Qué gusto saber que han salido ilesos!
    Te leo, cuantas veces puedo, y siempre te recuerdo. Cada vez tu blog está mejor.
    Un saludo desde México. Ah… y aquí sí, que como diría Sabines ;): “… a mí me encanta Dios…”

  10. 24/03/2009 21:05

    Katy, cuánto tiempo sin noticias tuyas. Me encanta que me leas. Y también me gustaría leerte, ¿por dónde andas? Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: